Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2018

Arbitraje y ¿pequeñas prácticas impropias?

Están lamentablemente muy de moda las prácticas impropias o abiertamente contrarias a la ética profesional en el Perú. En particular, hemos asistido estos días a la publicación de audios que registran conversaciones indecorosas, si no ilegales en algunos casos, entre autoridades judiciales y políticas. Eso genera frustración en la ciudadanía, una frustración coincidente con algunos días lluviosos, opacos, deprimentes...

Me pregunto si este tipo de interacciones se producen en otros terrenos como el arbitral. Si las conversaciones profesionales en este ámbito fueran expuestas a la luz pública mediante audios, siempre que no supongan la revelación de deliberaciones del tribunal, ¿nos encontraríamos con sorpresas cuestionables por inapropiadas?

Como ejemplos puedo decir que hace poco alguien me llamó para pedir “apoyo” sobre una decisión vinculada al trámite de un proceso. En otra ocasión se quejaban, mediante el uso de un sistema de mensajería, de la lentitud con que una secretaría ins…

¿Qué hacer si no redactamos con claridad?

Son múltiples las causas de una comunicación deficiente: no leemos lo suficiente y no aprendemos el léxico necesario, no aprendemos la técnica correcta en la temprana etapa escolar, no nos acostumbramos a plantear y resolver problemas mediante procesos argumentativos eficientes, no practicamos esta destreza a nivel universitario, por lo que terminamos copiando formatos mal redactados cuando nos iniciamos en las labores propias de la profesión legal. Si las causas son múltiples las soluciones también lo serán. Pero de inicio, el solo tomar conciencia de que necesitamos ayuda y buena guía ya es un avance inicial. En este contexto, hemos venido animando seminarios de nivel profesional para ayudar a abogados, funcionarios, fiscales, jueces y árbitros a mejorar su argumentación y comunicación escrita. Los seminarios suelen ser enteramente prácticos, están basados en la identificación de las debilidades comunicativas de los integrantes de la organización, para que, a partir de los propios …

Verano de 1996 y argumentación jurídica

Corría el verano de 1996, Lima estaba como de costumbre calurosa y húmeda. Acababa de llegar de Bruselas en donde había estudiado, entre otros cursos muy novedosos del master europeo en teoría legal, el último grito de la moda en el frío y viejo continente: teorías de la argumentación jurídica. Años antes, en Lima me había formado en la Católica en el marco del positivismo jurídico, entendiendo desde los primeros cursos liderados por Marcial Rubio Correa, que el Derecho era un conjunto de normas positivas, en el marco de un ordenamiento general. Y con Fernando de Trazegnies (curiosamente viajando por Bélgica pasé por el pueblo cuyo nombre corresponde al de su familia), que el derecho podía ser entendido no sólo desde una perspectiva positivista, sino también desde una visión propia del derecho natural (los derechos son puestos por la divinidad, son anteriores y superiores al derecho positivo) o desde una mirada marxista (el derecho sólo refleja el poder de los dueños de los medios de…