Ir al contenido principal

¿La “mala motivación” te lleva a la anulación del laudo? Depende…





En una reciente resolución (expediente Nº 282-2015, Segunda Sala Civil con Subespecialidad Comercial de Lima), del 7 de marzo de 2017)[1], la Corte de Lima ha decidido anular un laudo arbitral por mala motivación jurídica.

En el laudo la árbitra única decidió una disputa entre el Instituto de Ciencias y Humanidades, dedicado a capacitación pre universitaria, y la empresa Innova Publicidad SAC. Las partes habían contratado la venta y mantenimiento de tres paneles publicitarios a favor del Instituto en la localidad de Ate en el año 2013.

Surgidas las disputas sobre incumplimiento y resolución contractual, la árbitra designada por la Cámara de Comercio de Lima rindió a las partes un laudo en que hizo consideraciones sobre las normas civiles aplicables a la controversia y valoró pruebas actuadas durante el proceso.

Sin embargo la Sala judicial consideró que algunas de sus apreciaciones jurídicas, en particular respecto a la interpretación y significado de la condición resolutoria pactada contractualmente, por un lado, y la valoración de los medios probatorios, resultaron ligeras y sin mayor sustento, a criterio de la Sala judicial.

En este contexto, la Sala judicial alegó que la motivación jurídica es un derecho constitucional, parte inescindible del debido proceso, derecho desarrollado por la jurisprudencia del Tribunal Constitucional, el mismo que ha determinado que la motivación debe ser coherente, congruente y suficiente. Por ello, estimó que el laudo tenía motivación insuficiente y merecía la anulación consecuente.

Esta forma de abordar los recursos de anulación se viene debatiendo mucho en el Perú en los últimos diez años. Participé la semana pasada en un sazonado debate sobre el punto[2]. En el marco del mismo algunos jueces vienen sosteniendo que la motivación inexistente y la motivación insuficiente debían ser objeto del recurso de anulación. En la orilla de enfrente. Alfredo Bullard manifiesta que, eventualmente, la inexistencia de motivación podía ser objeto del recurso, pero no como una causal autónoma, pues no estaba regulada en la Ley de Arbitraje, sino como un incumplimiento de las reglas aplicables al proceso arbitral, de acuerdo al reglamento arbitral que corresponda.

Pero en ningún caso el recurso de anulación debía avocarse al conocimiento de una alegada motivación insuficiente, porque eso suponía violar la Ley de Arbitraje, la misma que prohíbe a los jueces valorar los criterios, motivaciones o interpretaciones adoptadas por el tribunal arbitral.

Aquí están dos posiciones en las antípodas… ¿Qué pueden o no pueden hacer los jueces con una mala, defectuosa o insuficiente motivación arbitral? La respuesta típicamente judicial será –Corrijamos este laudo que es un desmadre; mientras que la respuesta de algunos árbitros será –Los jueces no pueden corregir el laudo, porque la motivación es privativa del tribunal arbitral.

¿Son esas posiciones correctas? Pues el juicio de corrección depende de la perspectiva analítica que cada quien adopte. Desde la posición judicial, si la motivación es un deber inescindible del debido proceso, y si éste debe aplicarse igual en el proceso judicial y el arbitral, los jueces terminarán valorando la corrección o suficiencia de la motivación arbitral, sin importar mucho las provisiones de la Ley de arbitraje, de rango infra-constitucional.

Por el contrario, si la motivación es un derecho del que las partes pueden disponer renunciando a él, lo que muestra que no es asunto vinculado al orden público ni al contenido del debido proceso en sede arbitral, entonces los jueces no pueden inmiscuirse en las valoraciones e interpretaciones arbitrales, tal cual reza la Ley de Arbitraje.

Mi posición es que, casi bajo ningún punto de vista, puede tolerarse la ausencia de motivos en un laudo (salvo el muy discutible caso en que las partes hayan pactado una renuncia a la motivación, caso de laboratorio con el que jamás me he encontrado en la práctica arbitral). Y este es el límite del control en el recurso de anulación. Este supuesto de no motivación, a mi criterio, incluye la motivación ilógica (que viola las reglas del silogismo jurídico) porque me parece equiparable a la no motivación, en la medida en que supone un quiebre de las reglas mínimas de racionalidad.

Pero en la jurisprudencia comentada, la Sala judicial ha ingresado claramente a criticar las interpretaciones normativas y facultades probatorias de la árbitra, lo que veo como una peligrosa tendencia hacia la judicialización del arbitraje, porque unos jueces verán como insuficiente lo que otros podrán ver como suficiente, y en ambos casos se pronunciarán sobre motivaciones que justifican la decisión arbitral, aunque a los jueces no les gusten o les parezcan pobres, breves o salvajes.





[2] IV Congreso de Jueces y Árbitros, en Lima, 7 y 8 de junio de 2017, organizado por el Instituto Peruano de Arbitraje, intervinimos en el III panel los jueces José Escudero, Martín Wong Abad y los árbitros Alfredo Bullard y este servidor.

Comentarios

Leer y escribir ha dicho que…
"Participé la semana pasada en un sazonado debate sobre el punto[2]. En el marco del mismo algunos jueces vienen sosteniendo que la motivación inexistente y la motivación insuficiente debían ser objeto del recurso de anulación"

Estimado Ricardo, ni José ni yo nos referimos a la motivación insuficiente como motivo para anular un laudo, es más, ni siquiera la mencionamos. Como no participó ningún otro juez me parece útil hacer la aclaración.

Repito lo que te comenté más temprano: el concepto me parece muy impreciso.

Saludos,

Entradas populares de este blog

OCMA, defecto de motivación y disciplina judicial

En la investigación  239-2014 Del Santa , publicada en enero de 2016, OCMA ha pedido la destitución de juez Abel Ever Gutiérrez Aponte por inexistencia de motivación, motivación aparente e insuficiente en tres decisiones adoptadas en el marco de un proceso penal. En dicho proceso estuvo involucrado el señor César Álvarez, entre otros cómplices, ex presidente regional de Ancash, por un sonado caso de corrupción.

El ex presidente regional  se excluyó de dicho proceso penal al ganar una acción de habeas corpus. En las tres resoluciones que firmó el juez Gutierrez, él consideró que si el señor Álvarez, acusado como autor de los delitos investigados ya no estaba en el caso penal, no podría continuar el caso contra los acusados como cómplices. Este argumento, apreciado individualmente, no luce descabellado.

Pero la fiscalía promovió una apelación al discrepar de la motivación del juez Gutierrez, por lo que la Sala Penal decidió que había otros elementos en el marco de la investigación prel…

Justificación interna y externa de un buen argumento

Me han pedido a propósito de un taller de argumentación en OSIPTEL que proponga un esquema de argumentación que resuma las condiciones mínimas para predicar la fortaleza de una argumentación.

Para ello, tomo aquí la distinción estándar aceptada en las teoría de la argumentación, entre justificación interna y externa.

Una decisión es fuerte y consistente lógicamente cuando tiene justificación interna. Como puede verse en el silogismo del gráfico 1, si la premisa mayor que contiene la norma gobernante del caso es: "el que robe será penado" y la premisa menor que contiene el hecho del caso es: "Juan ha robado", entonces se sigue deductivamente como conclusión que "Juan será penado". No hay otra conclusión posible dadas aquellas dos premisas.

Pero esto no basta, pues aún no hemos demostrado la corrección material de cada una de las premisas, pues esto es propio de la justificación externa. Ahora vean el gráfico 2 seguidamente:


Como puede observarse, en la ju…

Clasificar casos fáciles, difíciles y trágicos, es una tarea judicial?

En junio de 2014 el Consejo Nacional de la Magistratura publicó el precedente 120-2014, con carácter vinculante, después de más de diez años de evaluación sobre los criterios que emplea para medir la calidad de las decisiones de juezas y jueces peruanos.

Tomando como referencia mas de 1,500 procesos de ratificación judicial, evaluación que el Consejo aplica cada siete años a los magistrados para confirmarles o no en sus cargos, el Consejo ha hecho una lista de los errores más frecuentes que suelen cometer, entre ellos destacan los siguientes:
Falta de ordenAusencia de claridadErrores sintácticos y ortográficosRedundanciaIncongruenciaInsuficiencia argumentativaCitas impertinentes de jurisprudencia y doctrinaTranscriben normas sin interpretarlasTranscriben medios probatorios sin valorarlos

Estamos de acuerdo con estos señalamientos. Hace mucho venimos insistiendo en que la calidad de decisiones judiciales debe medirse conforme con los criterios aportados por la teorías de la argumentación …