Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2016

Es la motivación relevante en sede administrativa?

Clásicamente se ha entendido que los actos administrativos están sujetos a la discreción de la Administración Pública. Este poder discrecional, sin necesidad de justificación racional, es una herencia de la concepción del poder político que ostentaban las antiguas monarquías. Si el monarca era soberano, pues no tenía nada que justificar.
Esto suena antiquísimo, pero durante el siglo XX siguió siendo así, los Poderes Ejecutivos europeo continentales, y sin duda los latinoamericanos, no muy afectos a la democracia, decidían y gobernaban sin dar razones. En la doctrina de los administrativistas, las cosas empezaron a cambiar gracias a un famoso artículo del profesor español García de Enterría, “La lucha contra las inmunidades del poder en el Derecho Administrativo” publicado por primera vez en 1974[1].
Entre nosotros las cosas han avanzado mucho, tanto la Ley de Procedimiento Administrativo General Nº 27444, como el control constitucional ejercido por el Tribunal Constitucional desde el añ…

Laudos Frankenstein

Hay una mala costumbre entre secretarios y tribunales arbitrales: copiar y pegar los dichos de las partes para redactar el laudo. Por eso los secretarios suelen insistir en que las partes presenten el archivo electrónico que contiene la demanda y contestación.

¿El resultado? Un laudo con una retahíla de argumentos que mezcla hechos con citas legales y que siguen el orden (o muchas veces el desorden) planteado por las partes. El ejercicio de cortar y pegar genera un laudo estilo “Frankenstein”, pues es mucho más grande el “relato” copiado de los escritos de demanda y contestación, bajo el acápite “antecedentes” que el capítulo dedicado al “análisis de la controversia”, parte que queda “enana” en comparación a los “gigantes” antecedentes.
Si el laudo tiene por propósito explicar qué pasó en el caso y cuáles son las razones legales para amparar o no las pretensiones de la demanda, la estrategia “copia y pega” es muy mala. Con ella no se explica bien ni los hechos del caso ni las razones l…