Ir al contenido principal

Sentencias judiciales e hilos argumentales



Cuando un magistrado estribe una sentencia judicial intenta resolver una disputa, dando argumentos a favor de la postura abrazada y en contra de las demás posturas alegadas. Para eso, es necesario contar cuál es la historia sobre la que las partes contienden, explicar si las partes no están de acuerdo con los hechos del caso, con la interpretación sobre alguno de ellos o sobre la relevancia jurídica de alguno.

Pero juezas y jueces peruanos aún no plantean de manera ordenada estas cuestiones. Empiezan a redactar sus sentencias desde cualquier punto de la historia, no suelen dar contexto para ayudar al lector externo a comprenderla y mezclan todo esto con referencias a la ley de la materia que creen aplicable al caso.

El lector, a pesar de sus esfuerzos, rara vez puede comprender qué pasó.

Por ello recurro a la idea de hilos argumentales. Es un concepto literario para la construcción de narraciones. Los hilos argumentales pueden ser paralelos (si quien relata decide mantener historias separadas) o pueden entrecruzarse (si las historias tienen puntos de contacto). Los hilos argumentales sirven para contar con dinamismo lo que pasó.

Sé que el derecho no es literatura pero las diversas estrategias para contar una historia han sido desarrolladas en este último campo. Y magistrados cultos pueden sacar ventaja de ello. Ya hace 30 años el filósofo norteamericano Ronald Dworkin[1] planteaba que el derecho sí se parece a la literatura, pensando en la metáfora de la “novela permanente” en que un juez escribe un nuevo capítulo de la jurisprudencia teniendo como base el capítulo anterior escrito por otro juez en un caso previo.

El derecho no es literatura, pero quienes contamos historias con relevancia jurídica podemos aprovechar sus técnicas. Así podremos ayudar al lector a ejercer su derecho a comprender.




[1] Ronald DWORKIN, “How Law is Like Literature”, in A MATTER OF PRINCIPLE 146 (1985).

Comentarios

Entradas populares de este blog

OCMA, defecto de motivación y disciplina judicial

En la investigación  239-2014 Del Santa , publicada en enero de 2016, OCMA ha pedido la destitución de juez Abel Ever Gutiérrez Aponte por inexistencia de motivación, motivación aparente e insuficiente en tres decisiones adoptadas en el marco de un proceso penal. En dicho proceso estuvo involucrado el señor César Álvarez, entre otros cómplices, ex presidente regional de Ancash, por un sonado caso de corrupción.

El ex presidente regional  se excluyó de dicho proceso penal al ganar una acción de habeas corpus. En las tres resoluciones que firmó el juez Gutierrez, él consideró que si el señor Álvarez, acusado como autor de los delitos investigados ya no estaba en el caso penal, no podría continuar el caso contra los acusados como cómplices. Este argumento, apreciado individualmente, no luce descabellado.

Pero la fiscalía promovió una apelación al discrepar de la motivación del juez Gutierrez, por lo que la Sala Penal decidió que había otros elementos en el marco de la investigación prel…

Justificación interna y externa de un buen argumento

Me han pedido a propósito de un taller de argumentación en OSIPTEL que proponga un esquema de argumentación que resuma las condiciones mínimas para predicar la fortaleza de una argumentación.

Para ello, tomo aquí la distinción estándar aceptada en las teoría de la argumentación, entre justificación interna y externa.

Una decisión es fuerte y consistente lógicamente cuando tiene justificación interna. Como puede verse en el silogismo del gráfico 1, si la premisa mayor que contiene la norma gobernante del caso es: "el que robe será penado" y la premisa menor que contiene el hecho del caso es: "Juan ha robado", entonces se sigue deductivamente como conclusión que "Juan será penado". No hay otra conclusión posible dadas aquellas dos premisas.

Pero esto no basta, pues aún no hemos demostrado la corrección material de cada una de las premisas, pues esto es propio de la justificación externa. Ahora vean el gráfico 2 seguidamente:


Como puede observarse, en la ju…

Clasificar casos fáciles, difíciles y trágicos, es una tarea judicial?

En junio de 2014 el Consejo Nacional de la Magistratura publicó el precedente 120-2014, con carácter vinculante, después de más de diez años de evaluación sobre los criterios que emplea para medir la calidad de las decisiones de juezas y jueces peruanos.

Tomando como referencia mas de 1,500 procesos de ratificación judicial, evaluación que el Consejo aplica cada siete años a los magistrados para confirmarles o no en sus cargos, el Consejo ha hecho una lista de los errores más frecuentes que suelen cometer, entre ellos destacan los siguientes:
Falta de ordenAusencia de claridadErrores sintácticos y ortográficosRedundanciaIncongruenciaInsuficiencia argumentativaCitas impertinentes de jurisprudencia y doctrinaTranscriben normas sin interpretarlasTranscriben medios probatorios sin valorarlos

Estamos de acuerdo con estos señalamientos. Hace mucho venimos insistiendo en que la calidad de decisiones judiciales debe medirse conforme con los criterios aportados por la teorías de la argumentación …