Ir al contenido principal

Debate presidencial?





Ayer vi por la TV, como miles de peruanos, el “debate” entre los candidatos a la presidencia. Y es que uno espera ver que, sobre temas tan relevantes como el desarrollo económico, la seguridad, la salud o el ambiente, quienes pretenden dirigir el país tengan ideas claras y sepan discutir puntos de vista con información y altura. Esto no sucedió, ni de cerca ni de lejos la noche de ayer.

No sólo porque cada cual dedicó tiempo valioso a atacar al contrincante, lo que viola una regla central del debate argumentativo: discutir la calidad del argumento y no la calidad del argumentador, sino porque ni siquiera los oponentes se dedicaron a debatir en realidad.

Debatir significa “discutir un tema con opiniones diferentes” pero los candidatos sólo afirmaban una posición y luego atacaban al oponente. El oponente pasaba a dirigir otro ataque devolviendo “una sopa del mismo chocolate” y luego pasaba a cambiar de tema.

De tanto salto de tema en tema un observador termina mareado, confundido, decepcionado, sin poder hacer un recuento de lo observado, porque un recuento supone un tema central y distinciones de enfoque, lo que ninguno ofreció.

Reglas fundamentales de un debate son: a) ningún hablante puede contradecirse, b) todo hablante sólo puede afirmar aquello en lo que cree, c) distintos hablantes no pueden usar la misma expresión con distintos significados. Estas reglas nos remiten a requisitos de coherencia y consistencia lógica y lingüística. Son el abecé de cualquier comunicación racional donde prime el principio de no contradicción.

Entre las reglas de razón en un debate está una esencial: debemos fundamentar lo que decimos. La regla conlleva exigencias como la igualdad de derechos, la universalidad y la no coerción. La necesidad de fundar nuestros comentarios y opiniones está muchas veces ausente en nuestros diálogos y conversaciones. A ello se suma una creencia (infeliz desde mi perspectiva) más y más extendida entre nosotros, que confunde el argumento democrático (todos somos iguales ante la ley) con el argumento relativista (todos opinamos lo que nos parezca sin obligación de fundamentar, y como todos somos iguales todas las opiniones valen igual). Aquí hay una falacia, pues si bien todos somos jurídicamente iguales, tenemos iguales derechos en una sociedad democrática, pero no podemos escapar al deber de fundamentar nuestras opiniones.

Si los pretendientes a ocupar la silla presidencial no pueden aplicar reglas básicas del juego como las anteriores, entonces simplemente no saben debatir. Nadie pudo animarles a hacerlo, pues los presentadores estaban “pintados en la pared”, limitándose a controlar el tiempo asignado a cada cual y mantener el “orden” en la sala.


Ya que no tenemos buenos ejemplos de debate el nuestra política si podremos encontrar algunos buenos debates jurídicos, pero esos, siguiendo las mismas reglas del debate racional, son mucho más especializados y normalmente pasan desapercibidos para el gran público.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Justificación interna y externa de un buen argumento

Me han pedido a propósito de un taller de argumentación en OSIPTEL que proponga un esquema de argumentación que resuma las condiciones mínimas para predicar la fortaleza de una argumentación.

Para ello, tomo aquí la distinción estándar aceptada en las teoría de la argumentación, entre justificación interna y externa.

Una decisión es fuerte y consistente lógicamente cuando tiene justificación interna. Como puede verse en el silogismo del gráfico 1, si la premisa mayor que contiene la norma gobernante del caso es: "el que robe será penado" y la premisa menor que contiene el hecho del caso es: "Juan ha robado", entonces se sigue deductivamente como conclusión que "Juan será penado". No hay otra conclusión posible dadas aquellas dos premisas.

Pero esto no basta, pues aún no hemos demostrado la corrección material de cada una de las premisas, pues esto es propio de la justificación externa. Ahora vean el gráfico 2 seguidamente:


Como puede observarse, en la ju…

Clasificar casos fáciles, difíciles y trágicos, es una tarea judicial?

En junio de 2014 el Consejo Nacional de la Magistratura publicó el precedente 120-2014, con carácter vinculante, después de más de diez años de evaluación sobre los criterios que emplea para medir la calidad de las decisiones de juezas y jueces peruanos.

Tomando como referencia mas de 1,500 procesos de ratificación judicial, evaluación que el Consejo aplica cada siete años a los magistrados para confirmarles o no en sus cargos, el Consejo ha hecho una lista de los errores más frecuentes que suelen cometer, entre ellos destacan los siguientes:
Falta de ordenAusencia de claridadErrores sintácticos y ortográficosRedundanciaIncongruenciaInsuficiencia argumentativaCitas impertinentes de jurisprudencia y doctrinaTranscriben normas sin interpretarlasTranscriben medios probatorios sin valorarlos

Estamos de acuerdo con estos señalamientos. Hace mucho venimos insistiendo en que la calidad de decisiones judiciales debe medirse conforme con los criterios aportados por la teorías de la argumentación …

Caso Llamoja, por qué no mezclar papas con camotes

En el famoso caso Giuliana LLAMOJA HILARES, nuestro Tribunal Constitucional fijó en el año 2008 la lista de malas prácticas en que jueces peruanos incurren respecto al deber de motivación judicial[1].
El fundamento siete de dicha sentencia (expediente 728-2008/HC/TC) consigna seis errores frecuentes de motivación, a saber:
a)Inexistencia o motivación aparente, b)Falta de motivación interna, c)Deficiencia de motivación externa, d)Motivación insuficiente, e)Motivación sustancialmente incongruente, f)Motivación cualificada.
Para entender esta clasificación, la misma que no pretende hacer distinciones lógicas sino simplemente es una lista de malos ejemplos y errores a evitar, es fundamental entender la distinción básica entre justificación interna y justificación externa de un argumento jurídico.
Para decirlo en muy pocas palabras, la justificación interna equivale a la estructura lógica del argumento. Toda decisión judicial que afecte la esfera jurídica de un ciudadano o ciudadana debe seguir nec…