Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2015

Arbitraje en compras públicas, entre sueño y realidad

En el II Congreso anual de contrataciones con el Estado organizado la semana pasada por la Cámara de Comercio de Tacna, Perú, un grupo de expertos comentó el nuevo reglamento de la LCE Nº 30225, decreto supremo Nº 350-2015-EF.

Se inició con aspectos vinculados a la gestión por resultados como una finalidad de la nueva ley y reglamento. Uno de los expositores pidió que no olvidemos los sueños de la contratación pública, que tienen al contrato solo como un medio para satisfacer las necesidades de la población con bienes, servicios y obras hechas con eficiencia y eficacia.
Al día siguiente varios expositores se enfocaron, por contrario, en las desventuras que en realidad presentan los procesos de contratación con el Estado. Nos recordaron que expedientes técnicos mal elaborados, partidas presupuestales no contempladas, selección basada solo por precio (el más bajo) antes que por las ofertas de mayor calidad, mala o ausente gestión contractual, entre otras desgracias, aunadas a una deficie…

Revolución arbitral, revolución judicial?

El arbitraje es un medio más rápido y más especializado para la resolución de controversias que el sistema judicial. Gonzalo García Calderón, reputado árbitro peruano, sostuvo recientemente en este diario[1] que el arbitraje es “la revolución en el Derecho más importante ocurrida en la última etapa del siglo XX y principios de este siglo…” dado que se ha expandido a nivel internacional y nacional y en ámbitos tan diversos como el comercial, civil, deportivo, administrativo, de inversiones, entre otros.

Es, siguiendo al jurista, una revolución porque permite a los privados recuperar la facultad para dirimir sus controversias sin intervención estatal. Sin embargo, pensamos, su práctica es aún muy residual. Sólo para mencionar estadística del año 2013[2], el Poder Judicial peruano resolvió algo más de un millón de casos, mientras que, por tomar dos ejemplos de arbitrajes institucionales, la Cámara de Comercio de Lima[3] resolvió 2,754 casos y el Organismo Supervisor de Contratos del Estad…

Usos y costumbres en el arbitraje nacional

El artículo 34 de la Ley de Arbitraje (Decreto Legislativo Nº 1071) dispone que las partes podrán determinar libremente las reglas procesales a las que se sujeta el tribunal.
Si las partes renuncian a su poder de regular la secuencia procesal, ese poder será ejercido por los árbitros designados. Atención, ellas y ellos verán qué es lo conveniente atendiendo a las circunstancias de cada caso. Si a usted no le convence transferir tal poder, ¡tenga mucho cuidado al asistir a la audiencia de instalación y prever toda circunstancia posible sobre el trámite del proceso!
Este ejercicio puede ser agotador, pues no toda circunstancia es previsible. Por ello muchos optan por el arbitraje administrado por entidad que cuente con un reglamento de arbitraje. Los reglamentos suelen recoger las reglas más comunes sobre la materia.
Pero si los árbitros no tienen reglas procesales que aplicar, decidirán “a su aire” como dicen los ibéricos. El artículo 34 dice que podrán aplicar las normas de la Ley de A…