Ir al contenido principal

Árbitros prevaricadores?

Resultado de imagen para prevaricato


El Código Penal describe conductas que merecen penas de cárcel cuando alguien comete actos reprensibles social y legalmente. En el capítulo sobre delitos contra la administración de justicia, figura el prevaricato, que sanciona al juez o fiscal que interviene en un caso, sea decidiéndolo o acusando a otro, sin basarse en razones legales ni contemplar los hechos del caso.

Así, la conducta reprimida es la decisión o acusación antojadiza del juez o fiscal, la arbitrariedad con que actúa quien debería desempeñarse vinculado a la Constitución y a las leyes usando las razones del derecho y las evaluaciones probatorias adecuadas para decidir controversias.

Un proyecto de ley[1] presentado por la congresista Rosa Mavila, pretende incluir en el prevaricato al árbitro, como reacción frente a algún caso sonado de corrupción. Esta es una mala iniciativa, porque los casos de corrupción ya están previstos y sancionados en el Código Penal.

Claro que los árbitros están obligados legalmente a motivar sanamente sus decisiones. Ellas deben respetar condiciones sobre la competencia de los árbitros, al derecho de defensa de las partes y demás derechos constitucionales y auto-limitarse a aquello que es arbitrable.

Si los árbitros violan tales atribuciones y derechos, entre los que algunos cuentan el deber de motivación, la vía idónea para reclamar estas violaciones es el recurso de anulación del laudo.
¿Qué consecuencias traería la incorporación del árbitro como un prevaricador? Que las partes que quieran evitar el recurso de anulación, dado que no tienen causa justificativa para plantearlo, usen la vía penal para acusar, aunque sea sin razones, una defectuosa motivación y así paralizar la ejecución del laudo.

Si el proyecto prospera, se pondrá en riesgo la viabilidad del arbitraje como un mecanismo floreciente y efectivo de solución de controversias, en la inmensa mayoría de casos.

Versión en diario El Peruano:
Ver: http://www.elperuano.com.pe/edicion/noticia-arbitros-prevaricadores-32215.aspx#.Vd2tktN_NHw


Comentarios

Ronald Martin ha dicho que…
Apreciado Ricardo:

La propuesta que comentas es realmente peligrosa, simplemente para aportar mas en tu análisis te comento que en Bolivia el tipo penal de prevaricato incluye a árbitros y amigables componedores.

Esta situación es lamentable pues se han dado casos en los que, como tu vaticinas, las partes que no han sido favorecidas por el laudo y que no tienen sustento para la anulación, han dado rienda suelta a sus malas prácticas iniciando acciones de prevaricato en contra de los árbitros. Esto, sumado al poco compromiso de los centros en la defensa de los árbitros que ellos mismos recomiendan, trae como resultado una innecesaria acción judicial y de defensa, gastos para los propios árbitros y por supuesto una inestabilidad por demás cuestionable del laudo.

Por otro lado, se está dando una especie de fenómeno en los árbitros que declinan en su mayoría los nombramientos en casos en los que está involucrada una entidad estatal, pues son éstas las que con mayor frecuencia acuden a tácticas como las anotadas a fin de que los funcionarios no se los acuse de no haber agotado todas las vías.

Esta última situación que te comento seguramente va ha cambiar, pero no por las razones correctas, sino por el hecho de que la nueva ley establece como materia no arbitrable las controversia derivadas de contratos administrativos.

Saludos.

Entradas populares de este blog

OCMA, defecto de motivación y disciplina judicial

En la investigación  239-2014 Del Santa , publicada en enero de 2016, OCMA ha pedido la destitución de juez Abel Ever Gutiérrez Aponte por inexistencia de motivación, motivación aparente e insuficiente en tres decisiones adoptadas en el marco de un proceso penal. En dicho proceso estuvo involucrado el señor César Álvarez, entre otros cómplices, ex presidente regional de Ancash, por un sonado caso de corrupción.

El ex presidente regional  se excluyó de dicho proceso penal al ganar una acción de habeas corpus. En las tres resoluciones que firmó el juez Gutierrez, él consideró que si el señor Álvarez, acusado como autor de los delitos investigados ya no estaba en el caso penal, no podría continuar el caso contra los acusados como cómplices. Este argumento, apreciado individualmente, no luce descabellado.

Pero la fiscalía promovió una apelación al discrepar de la motivación del juez Gutierrez, por lo que la Sala Penal decidió que había otros elementos en el marco de la investigación prel…

Justificación interna y externa de un buen argumento

Me han pedido a propósito de un taller de argumentación en OSIPTEL que proponga un esquema de argumentación que resuma las condiciones mínimas para predicar la fortaleza de una argumentación.

Para ello, tomo aquí la distinción estándar aceptada en las teoría de la argumentación, entre justificación interna y externa.

Una decisión es fuerte y consistente lógicamente cuando tiene justificación interna. Como puede verse en el silogismo del gráfico 1, si la premisa mayor que contiene la norma gobernante del caso es: "el que robe será penado" y la premisa menor que contiene el hecho del caso es: "Juan ha robado", entonces se sigue deductivamente como conclusión que "Juan será penado". No hay otra conclusión posible dadas aquellas dos premisas.

Pero esto no basta, pues aún no hemos demostrado la corrección material de cada una de las premisas, pues esto es propio de la justificación externa. Ahora vean el gráfico 2 seguidamente:


Como puede observarse, en la ju…

Clasificar casos fáciles, difíciles y trágicos, es una tarea judicial?

En junio de 2014 el Consejo Nacional de la Magistratura publicó el precedente 120-2014, con carácter vinculante, después de más de diez años de evaluación sobre los criterios que emplea para medir la calidad de las decisiones de juezas y jueces peruanos.

Tomando como referencia mas de 1,500 procesos de ratificación judicial, evaluación que el Consejo aplica cada siete años a los magistrados para confirmarles o no en sus cargos, el Consejo ha hecho una lista de los errores más frecuentes que suelen cometer, entre ellos destacan los siguientes:
Falta de ordenAusencia de claridadErrores sintácticos y ortográficosRedundanciaIncongruenciaInsuficiencia argumentativaCitas impertinentes de jurisprudencia y doctrinaTranscriben normas sin interpretarlasTranscriben medios probatorios sin valorarlos

Estamos de acuerdo con estos señalamientos. Hace mucho venimos insistiendo en que la calidad de decisiones judiciales debe medirse conforme con los criterios aportados por la teorías de la argumentación …