Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2015

La irracionalidad te lleva a la nulidad

En el expediente Nº 277-2013 la Primera Sala con Subespecialidad Comercial de la Corte de Lima anuló un laudo arbitral por defecto lógico. Es el único caso, entre los muy pocos en que la Corte se ha animado a anular un lado, ¿por qué?
Porque normalmente los laudos son bien motivados. Para cumplir con tal condición el argumentador debe hacer una doble justificación: la justificación interna, esto es, que de la información contenida tanto en la premisa normativa como en la premisa de hecho, se obtenga una conclusión válidamente deducida de ambas premisas, por un lado; y la justificación externa, que supone que cada premisa cuente con razones materiales suficientes mediante las cuales se demuestre su corrección, por el otro.
En el caso Nº 277-2013 la Sala analizó un laudo arbitral en que habían intervenido un contratista contra un Ministerio. Luego de laudar, el contratista dirigió un recurso de exclusión intentando que una de las decisiones adoptadas en el laudo sea retirada del mismo. De…

Pruebe lo que diga por el amor de Dios!

Hace poco participé en una audiencia de alegatos finales como árbitro único. El caso había iniciado seis meses antes con la instalación, seguida de la fijación de puntos controvertidos y admisión de pruebas, sin lograr conciliación, y ya que el caso había avanzado, decidimos cerrar la etapa probatoria. Esperaba escuchar en la audiencia información fidedigna y clara sobre cómo el contratista  probaría sus pretensiones y qué tenía que decir al respecto la entidad demandada.

En sus alegatos las partes se refirieron, ambas, a la resolución contractual que hizo la entidad del contrato de obra celebrado con el contratista. La entidad alegaba que la obra, en ese momento, sólo tenía 38% de avance, mientras que el contratista contradecía ello afirmando que el avance fue en realidad del 100%.
Ambas se refirieron, para intentar demostrar su alegato, a la existencia de unas fotografías anexas a sus escritos de demanda y contestación (“una imagen vale más que mil palabras” decía el contratista) y a…