Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2014

Estándar de motivación judicial desde la perspectiva del Tribunal Constitucional peruano. ¿Mucho ruido y pocas nueces?

Desde el año 2004 o incluso un poco antes, el Tribunal Constitucional viene desarrollando una doctrina sobre cuándo un argumento judicial es suficiente, racional y congruente. Cada año, hasta el 2008 en que fijó en el caso Giuliana Llamoja Hilares las últimas características de un argumento suficiente, ha venido incrementando la calidad argumentativa que es exigible para el razonamiento de los jueces peruanos.
Argumentar más y argumentar mejor, parece ser el criterio. Eso suena muy bien, en particular en un país que necesita a gritos elevar la calidad de su judicatura y de las decisiones que emanan de ella, y en el dificultoso contexto de una grado modesto de institucionalidad.
Sin embargo, aparecen con nitidez dos problemas con esta exigencia: 1) de un lado, que las diferentes categorías empleadas por el Tribunal Constitucional para medir la calidad de un argumento o, desde la perspectiva inversa, para identificar los defectos de argumentación, son categorías que no se excluyen mutu…