Ir al contenido principal

Lenguaje judicial ¿claro como el agua?




El presidente de la Corte Suprema ha iniciado una campaña por el lenguaje judicial claro y transparente, consignando su empleo como una prioridad de su gestión en su discurso de inauguración del año judicial 2014.
No puede ser de otra manera. Si la sociedad peruana se reclama democrática y quiere dejar una adolescencia llena de apariencias y problemas de identidad, las decisiones abrazadas por sus jueces deben de una vez por todas ser comprendidas por sus destinatarios y sectores cada vez más amplios de la población.
¿Cómo lograr que se comuniquen efectivamente jueces entrenados en un insondable lenguaje jurídico con pobladoras y pobladores poco educados con un escaso nivel de comprensión lingüística?
Pues todos tenemos que hacer lo que nos toca: peruanas y peruanos podrían dejar de ver “Al fondo hay sitio” para dedicar ese tiempo a leer, educarse y ampliar sus conocimientos y competencias lingüísticas.
Juezas y jueces, abogados y funcionarias deben aprender a escribir en un lenguaje llano, sencillo, claro y comprensible, sin abusar de expresiones que sólo dominan quienes cuentan con entrenamiento legal.
Un plan mínimo para alcanzar esta meta es:
1.      Identificar los casos que porcentualmente se litigan más en las Cortes del país.
2.      Homogenizar la argumentación que suele emplearse para resolverlos.
3.      Fijar las líneas jurisprudenciales, en especial las vinculantes, emitidas por las altas Cortes.
4.      Sintetizar dicha argumentación por tipos de proceso.
5.      Traducir dicha argumentación en lenguaje sencillo.
6.      Diseñar resoluciones con formato estándar en archivos digitales (con extensión “doc”) cargados en el intranet de cada Corte.
7.      Impulsar un intenso plan de capacitación para que las juezas y jueces de la República empleen esos formatos.
8.      Empezar todo esto investigando, sintetizando y traduciendo la argumentación de una pequeña Corte.
No es necesario inventar nada nuevo. Pero tenemos que empeñarnos, sin desmayar, en lograr que los jueces hablen y escriban claramente. Es la única forma de que la gente entienda y que el servicio judicial  se transparente y fortalezca.

Comentarios

ronyvillano ha dicho que…
Mendoza pide lenguaje claro y garantiza expediente digital.
Hoy aun recibimos oficios, circulares, acuerdos y documentos en "fisico" en vez de ser remitidos virtualmente.
Que empiece por casa

Entradas populares de este blog

Justificación interna y externa de un buen argumento

Me han pedido a propósito de un taller de argumentación en OSIPTEL que proponga un esquema de argumentación que resuma las condiciones mínimas para predicar la fortaleza de una argumentación.

Para ello, tomo aquí la distinción estándar aceptada en las teoría de la argumentación, entre justificación interna y externa.

Una decisión es fuerte y consistente lógicamente cuando tiene justificación interna. Como puede verse en el silogismo del gráfico 1, si la premisa mayor que contiene la norma gobernante del caso es: "el que robe será penado" y la premisa menor que contiene el hecho del caso es: "Juan ha robado", entonces se sigue deductivamente como conclusión que "Juan será penado". No hay otra conclusión posible dadas aquellas dos premisas.

Pero esto no basta, pues aún no hemos demostrado la corrección material de cada una de las premisas, pues esto es propio de la justificación externa. Ahora vean el gráfico 2 seguidamente:


Como puede observarse, en la ju…

Clasificar casos fáciles, difíciles y trágicos, es una tarea judicial?

En junio de 2014 el Consejo Nacional de la Magistratura publicó el precedente 120-2014, con carácter vinculante, después de más de diez años de evaluación sobre los criterios que emplea para medir la calidad de las decisiones de juezas y jueces peruanos.

Tomando como referencia mas de 1,500 procesos de ratificación judicial, evaluación que el Consejo aplica cada siete años a los magistrados para confirmarles o no en sus cargos, el Consejo ha hecho una lista de los errores más frecuentes que suelen cometer, entre ellos destacan los siguientes:
Falta de ordenAusencia de claridadErrores sintácticos y ortográficosRedundanciaIncongruenciaInsuficiencia argumentativaCitas impertinentes de jurisprudencia y doctrinaTranscriben normas sin interpretarlasTranscriben medios probatorios sin valorarlos

Estamos de acuerdo con estos señalamientos. Hace mucho venimos insistiendo en que la calidad de decisiones judiciales debe medirse conforme con los criterios aportados por la teorías de la argumentación …

Caso Llamoja, por qué no mezclar papas con camotes

En el famoso caso Giuliana LLAMOJA HILARES, nuestro Tribunal Constitucional fijó en el año 2008 la lista de malas prácticas en que jueces peruanos incurren respecto al deber de motivación judicial[1].
El fundamento siete de dicha sentencia (expediente 728-2008/HC/TC) consigna seis errores frecuentes de motivación, a saber:
a)Inexistencia o motivación aparente, b)Falta de motivación interna, c)Deficiencia de motivación externa, d)Motivación insuficiente, e)Motivación sustancialmente incongruente, f)Motivación cualificada.
Para entender esta clasificación, la misma que no pretende hacer distinciones lógicas sino simplemente es una lista de malos ejemplos y errores a evitar, es fundamental entender la distinción básica entre justificación interna y justificación externa de un argumento jurídico.
Para decirlo en muy pocas palabras, la justificación interna equivale a la estructura lógica del argumento. Toda decisión judicial que afecte la esfera jurídica de un ciudadano o ciudadana debe seguir nec…