Ir al contenido principal

Sentencias judiciales y comunicación pública



La condena del holandés Joran Van der Sloot por asesinar la joven Stephany Flores a 28 años de prisión ha concitado nuevamente el interés de la ciudadanía por los resultados del trabajo judicial y, en especial, por las condenas que impone en este tipo de graves delitos.

Las juezas superiores integrantes de la Sala Penal, ante el reconocimiento que hizo Var der Sloot del atroz delito, han hecho un buen trabajo de justificación jurídica. La sentencia describe con pulcritud las consideraciones de hecho y de derecho aplicables al caso. Es una sentencia, desde el punto de vista argumentativo, bien justificada.

Pero hemos olvidado un detalle: la lectura de la sentencia penal no sólo es un acto de argumentación jurídica, sino que, muy relevantemente, tiene una dimensión comunicativa imprescindible para el imputado, para los abogados de la defensa, para la fiscalía, para quienes la presencian directamente al interior de la Sala, para los periodistas acreditados y, mediante ellos, para la población no sólo del Perú sino también de Holanda y el mundo entero.

Una lectura de sentencia que demora 2 horas, en la que nadie sabe sino hasta el final cuál será la condena, es un acto de suspenso insoportable desde el punto de vista comunicacional. Si bien la técnica de argumentación escrita y su añeja tradición aconsejan escribir primero los antecedentes y contexto del caso, después la argumentación fáctica, luego la jurídica, y finalmente la justificación legal de la pena a imponer y la reparación civil, donde la condena específica se escribe al final en la parte resolutiva, esto es insufrible cuando hay decenas de miles de espectadores… ¡Escribir no es lo mismo que argumentar oralmente por favor! La lectura de una sentencia pasa de ser una actividad escrita técnicamente argumentada para convertirse en un acto de comunicación de masas. En él, el mensaje debe ser claro y directo.

¿Cómo hacerlo? Lo he sugerido en decenas de seminarios dirigidos a jueces: usar el estilo con que los jueces supremos liderados por César San Martín leyeron la sentencia condenatoria contra el ex presidente Fujimori: decir primero la pena impuesta, en aquel caso 25 años de prisión, para luego pasar a las consideraciones legales, en lenguaje claro.

Esta forma de comunicar judicialmente es transparente, sólida, eficaz y no contraviene ninguna norma legal vigente. ¿Se animarán a hacerlo más jueces por la transparencia judicial que la ciudadanía reclama cada vez con más fuerza?

Comentarios

Entradas populares de este blog

OCMA, defecto de motivación y disciplina judicial

En la investigación  239-2014 Del Santa , publicada en enero de 2016, OCMA ha pedido la destitución de juez Abel Ever Gutiérrez Aponte por inexistencia de motivación, motivación aparente e insuficiente en tres decisiones adoptadas en el marco de un proceso penal. En dicho proceso estuvo involucrado el señor César Álvarez, entre otros cómplices, ex presidente regional de Ancash, por un sonado caso de corrupción.

El ex presidente regional  se excluyó de dicho proceso penal al ganar una acción de habeas corpus. En las tres resoluciones que firmó el juez Gutierrez, él consideró que si el señor Álvarez, acusado como autor de los delitos investigados ya no estaba en el caso penal, no podría continuar el caso contra los acusados como cómplices. Este argumento, apreciado individualmente, no luce descabellado.

Pero la fiscalía promovió una apelación al discrepar de la motivación del juez Gutierrez, por lo que la Sala Penal decidió que había otros elementos en el marco de la investigación prel…

Justificación interna y externa de un buen argumento

Me han pedido a propósito de un taller de argumentación en OSIPTEL que proponga un esquema de argumentación que resuma las condiciones mínimas para predicar la fortaleza de una argumentación.

Para ello, tomo aquí la distinción estándar aceptada en las teoría de la argumentación, entre justificación interna y externa.

Una decisión es fuerte y consistente lógicamente cuando tiene justificación interna. Como puede verse en el silogismo del gráfico 1, si la premisa mayor que contiene la norma gobernante del caso es: "el que robe será penado" y la premisa menor que contiene el hecho del caso es: "Juan ha robado", entonces se sigue deductivamente como conclusión que "Juan será penado". No hay otra conclusión posible dadas aquellas dos premisas.

Pero esto no basta, pues aún no hemos demostrado la corrección material de cada una de las premisas, pues esto es propio de la justificación externa. Ahora vean el gráfico 2 seguidamente:


Como puede observarse, en la ju…

Clasificar casos fáciles, difíciles y trágicos, es una tarea judicial?

En junio de 2014 el Consejo Nacional de la Magistratura publicó el precedente 120-2014, con carácter vinculante, después de más de diez años de evaluación sobre los criterios que emplea para medir la calidad de las decisiones de juezas y jueces peruanos.

Tomando como referencia mas de 1,500 procesos de ratificación judicial, evaluación que el Consejo aplica cada siete años a los magistrados para confirmarles o no en sus cargos, el Consejo ha hecho una lista de los errores más frecuentes que suelen cometer, entre ellos destacan los siguientes:
Falta de ordenAusencia de claridadErrores sintácticos y ortográficosRedundanciaIncongruenciaInsuficiencia argumentativaCitas impertinentes de jurisprudencia y doctrinaTranscriben normas sin interpretarlasTranscriben medios probatorios sin valorarlos

Estamos de acuerdo con estos señalamientos. Hace mucho venimos insistiendo en que la calidad de decisiones judiciales debe medirse conforme con los criterios aportados por la teorías de la argumentación …