Ir al contenido principal

Hable claro señor Juez




Días antes de la Navidad de 2011, el Instituto de Ciencia Procesal Penal del Perú y El Instituto Nacional de la Justicia del Canadá me invitaron a dar una conferencia sobre cómo potenciar la oralidad de las decisiones que los jueces penales peruanos deben tomar en el nuevo marco procesal penal. ¿Mi resumen de la conferencia?: “Queridos jueces (uno se pone más sensible en estas fechas): ¡déjense entender!”.

La población peruana promedio tiene un muy bajo nivel de comprensión lectora. En pruebas internacionales como PISA, obtiene uno de los últimos lugares en el mundo (ver: http://desarrolloperuano.blogspot.com/2010/12/prueba-pisa-seguimos-muy-abajo.html). Esto conlleva a que uno de cada dos estudiantes egresados de la escuela pública secundaria no comprenda lo que lee. Este es el “público objetivo” de la judicatura, esta es nuestra realidad lingüística y, en consecuencia, el marco en que debemos comunicarnos.

Si estos son nuestros receptores, los emisores judiciales no deben usar un lenguaje ni técnico, ni erudito, ni alambicado. Esto es, deben superar el modelo de argumentación escrita al que están tan anclados: el lenguaje jurídico arcaico típico del siglo XVIII. Para quienes desconfíen de esta afirmación, les recomiendo que lean a Fernando de TRAZEGNIES (1994, Ciriaco de Urtecho, litigante por amor. Lima: Fondo Editorial PUCP). En aquel texto se reproduce un expediente judicial de 1784, si lo lee, percibe que el lenguaje ¡es muy similar al que hoy abogados y jueces empleamos todos los días!

Pero cambiar de piel es my difícil. Como nos lo recuerda Eduardo PUNSET (2011, Excusas para no pensar, Madrid: Destino) lo más importante en el mundo contemporáneo de cambios e incertidumbre sin precedentes, es un pensamiento flexible, una capacidad de adaptación a los grandes cambios que vivimos cotidianamente. Para ello, hay que desaprender lo aprendido si es que ya no funciona (o tal vez nunca haya funcionado en realidad). El lenguaje judicial escrito NO FUNCIONA porque NO COMUNICA. O nos seguimos incomunicando, con lo que la justicia seguirá siendo una pantomima porque el justiciable no entiende la justicia que le imponen, o  los jueces aprenden a hablar claro.

Hoy tenemos 50,000 inscritos en el Colegio de Abogados de Lima, y unos 50,000 estudiantes de Derecho. Dentro de poco habrá 100,000 abogados dentro de una población de más de 9 millones de peruanos sólo en Lima.

¿Qué camino quiere seguir, señora jueza? ¿Hablar con palabras que sólo el 1% de la población (al menos de Lima) entiende? ¿O aspira a comunicarse con el 99% que realmente importa en una sociedad que se reclama democrática?

Hablemos claro, eso es lo que hoy tiene sentido para todos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

OCMA, defecto de motivación y disciplina judicial

En la investigación  239-2014 Del Santa , publicada en enero de 2016, OCMA ha pedido la destitución de juez Abel Ever Gutiérrez Aponte por inexistencia de motivación, motivación aparente e insuficiente en tres decisiones adoptadas en el marco de un proceso penal. En dicho proceso estuvo involucrado el señor César Álvarez, entre otros cómplices, ex presidente regional de Ancash, por un sonado caso de corrupción.

El ex presidente regional  se excluyó de dicho proceso penal al ganar una acción de habeas corpus. En las tres resoluciones que firmó el juez Gutierrez, él consideró que si el señor Álvarez, acusado como autor de los delitos investigados ya no estaba en el caso penal, no podría continuar el caso contra los acusados como cómplices. Este argumento, apreciado individualmente, no luce descabellado.

Pero la fiscalía promovió una apelación al discrepar de la motivación del juez Gutierrez, por lo que la Sala Penal decidió que había otros elementos en el marco de la investigación prel…

Justificación interna y externa de un buen argumento

Me han pedido a propósito de un taller de argumentación en OSIPTEL que proponga un esquema de argumentación que resuma las condiciones mínimas para predicar la fortaleza de una argumentación.

Para ello, tomo aquí la distinción estándar aceptada en las teoría de la argumentación, entre justificación interna y externa.

Una decisión es fuerte y consistente lógicamente cuando tiene justificación interna. Como puede verse en el silogismo del gráfico 1, si la premisa mayor que contiene la norma gobernante del caso es: "el que robe será penado" y la premisa menor que contiene el hecho del caso es: "Juan ha robado", entonces se sigue deductivamente como conclusión que "Juan será penado". No hay otra conclusión posible dadas aquellas dos premisas.

Pero esto no basta, pues aún no hemos demostrado la corrección material de cada una de las premisas, pues esto es propio de la justificación externa. Ahora vean el gráfico 2 seguidamente:


Como puede observarse, en la ju…

Clasificar casos fáciles, difíciles y trágicos, es una tarea judicial?

En junio de 2014 el Consejo Nacional de la Magistratura publicó el precedente 120-2014, con carácter vinculante, después de más de diez años de evaluación sobre los criterios que emplea para medir la calidad de las decisiones de juezas y jueces peruanos.

Tomando como referencia mas de 1,500 procesos de ratificación judicial, evaluación que el Consejo aplica cada siete años a los magistrados para confirmarles o no en sus cargos, el Consejo ha hecho una lista de los errores más frecuentes que suelen cometer, entre ellos destacan los siguientes:
Falta de ordenAusencia de claridadErrores sintácticos y ortográficosRedundanciaIncongruenciaInsuficiencia argumentativaCitas impertinentes de jurisprudencia y doctrinaTranscriben normas sin interpretarlasTranscriben medios probatorios sin valorarlos

Estamos de acuerdo con estos señalamientos. Hace mucho venimos insistiendo en que la calidad de decisiones judiciales debe medirse conforme con los criterios aportados por la teorías de la argumentación …