Ir al contenido principal

En el Día del Juez Peruano


Hacia fines de Julio estuve en la Corte Superior de Lima, invitado por una magistrada amiga desde las tempranas aulas universitarias, para hacer una charla sobre argumentación jurídica, en las actividades que como prólogo se organizaban por el Día del Juez.


Repasamos los cánones actuales de la argumentación desarrollados por el Tribunal Constitucional y el Consejo de la Magistratura. Asistieron pocos (al parecer, una final futbolística tuvo mucho mayor atractivo), pero esas personas mostraron gran gentileza e interés. No quisimos suspender el convite académico, teníamos que aprovechar la oportunidad para seguir bregando por una argumentación judicial lanzada hacia nuevos y mejores estándares.

Mi relación con las y los jueces peruanos data de 1996, en que llegado de Bruselas y habiendo estudiado mucho sobre el desempeño y la cultura de los jueces occidentales, tuve claro que había que renovar la cultura judicial y sus prácticas en esta parte del globo. La argumentación era una herramienta indispensable, porque en ella encuentras actividad racional y no caprichosa, transparencia y respeto por los ciudadanos, una oportunidad de anunciar las decisiones judiciales de manera asequible, con espíritu democrático, en un lenguaje amigable, y porque las buenas razones pueden liberarte de la opacidad de decisiones oscuras, malamente interesadas o que no puedan resistir presiones de los poderes reales en nuestra sociedad.

Confieso que en 15 años de trabajo con los jueces ha habido luces y sombras. Unas mejoran su nivel de argumentación y su perfil general y otros no. Hay decenas de factores que condicionan esto, que he explicado en otros comentarios ya publicados. Sin embargo un factor determinante es la actitud de cada jueza y cada magistrado: que quieran hacerlo, a pesar de todas las circunstancias personales e institucionales adversas.

Mi homenaje a ellas y ellos, a quienes quieren ser mejores juezas y jueces con un trabajo limpio, orientado a fines institucionales sanos, con buen nivel argumentativo y con decisiones que resuelven y no complican más las controversias generadas por los demandantes y demandados.

Amor y odio es lo que uno puede sentir cuando las cosas no mejoran. Pero siempre es mejor, si no quieres quedarte paralizado y quejumbroso, o peor aún, volverte un tirapiedras o un incendiario, escoger el amor y la esperanza. Las cosas pueden cambiar, la argumentación judicial puede ser más y mejor, si así lo decide cada mañana cada jueza y cada magistrado de la República.

Para ello, ahora hay más herramientas que nunca. Usémoslas!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Justificación interna y externa de un buen argumento

Me han pedido a propósito de un taller de argumentación en OSIPTEL que proponga un esquema de argumentación que resuma las condiciones mínimas para predicar la fortaleza de una argumentación.

Para ello, tomo aquí la distinción estándar aceptada en las teoría de la argumentación, entre justificación interna y externa.

Una decisión es fuerte y consistente lógicamente cuando tiene justificación interna. Como puede verse en el silogismo del gráfico 1, si la premisa mayor que contiene la norma gobernante del caso es: "el que robe será penado" y la premisa menor que contiene el hecho del caso es: "Juan ha robado", entonces se sigue deductivamente como conclusión que "Juan será penado". No hay otra conclusión posible dadas aquellas dos premisas.

Pero esto no basta, pues aún no hemos demostrado la corrección material de cada una de las premisas, pues esto es propio de la justificación externa. Ahora vean el gráfico 2 seguidamente:


Como puede observarse, en la ju…

Clasificar casos fáciles, difíciles y trágicos, es una tarea judicial?

En junio de 2014 el Consejo Nacional de la Magistratura publicó el precedente 120-2014, con carácter vinculante, después de más de diez años de evaluación sobre los criterios que emplea para medir la calidad de las decisiones de juezas y jueces peruanos.

Tomando como referencia mas de 1,500 procesos de ratificación judicial, evaluación que el Consejo aplica cada siete años a los magistrados para confirmarles o no en sus cargos, el Consejo ha hecho una lista de los errores más frecuentes que suelen cometer, entre ellos destacan los siguientes:
Falta de ordenAusencia de claridadErrores sintácticos y ortográficosRedundanciaIncongruenciaInsuficiencia argumentativaCitas impertinentes de jurisprudencia y doctrinaTranscriben normas sin interpretarlasTranscriben medios probatorios sin valorarlos

Estamos de acuerdo con estos señalamientos. Hace mucho venimos insistiendo en que la calidad de decisiones judiciales debe medirse conforme con los criterios aportados por la teorías de la argumentación …

Caso Llamoja, por qué no mezclar papas con camotes

En el famoso caso Giuliana LLAMOJA HILARES, nuestro Tribunal Constitucional fijó en el año 2008 la lista de malas prácticas en que jueces peruanos incurren respecto al deber de motivación judicial[1].
El fundamento siete de dicha sentencia (expediente 728-2008/HC/TC) consigna seis errores frecuentes de motivación, a saber:
a)Inexistencia o motivación aparente, b)Falta de motivación interna, c)Deficiencia de motivación externa, d)Motivación insuficiente, e)Motivación sustancialmente incongruente, f)Motivación cualificada.
Para entender esta clasificación, la misma que no pretende hacer distinciones lógicas sino simplemente es una lista de malos ejemplos y errores a evitar, es fundamental entender la distinción básica entre justificación interna y justificación externa de un argumento jurídico.
Para decirlo en muy pocas palabras, la justificación interna equivale a la estructura lógica del argumento. Toda decisión judicial que afecte la esfera jurídica de un ciudadano o ciudadana debe seguir nec…