Ir al contenido principal

Cómo mejorar la calidad de las resoluciones de control disciplinario


RICARDO LEON PASTOR. Profesor universitario. Conferencia en el Seminario Internacional de Investigación contra la corrupción en la Administración de Justicia, OCMA, Lima, 25 de octubre de 2007.

1. Agradezco la gentil invitación de la Oficina de Control de la Magistratura, en la persona de doña Elcira Vásquez, para tratar este tema de carácter metodológico, que sin duda implica nociones teóricas sobre qué es una decisión judicial y bajo qué criterios podríamos pensar que está correctamente fundamentada. Sin embargo, mi pretensión es más metodológica que conceptual, así que intentaré dar una serie de consejos prácticos reduciendo al mínimo las consideraciones teóricas, que he tenido la oportunidad de exponer en otras circunstancias
[1].

2. Antes que nada, los magistrados de la judicatura deben definir qué valor van a sumar al momento de decidir un caso, este valor se expresa en la calidad del razonamiento, en la fortaleza de las razones propuestas para decidir un conflicto y en la claridad con que estos fundamentos sean comunicados. Recuerden que cada decisión de la magistratura va conformando o reconformando el acervo de la cultura judicial del país, y que tales razones deben ser consistentes en el tiempo para que las futuras decisiones sean previsibles y seguras para los justiciables o administrados.

3. Debemos entender también que el Perú se encuentra en un momento importante de su desarrollo, con nuevos socios comerciales que alientan el libre comercio y con cada vez mayor interacción con cortes y tribunales arbitrales supranacionales, lo que evidencia una internacionalización de la justicia. El ámbito internacional tiene cada vez mayores estándares de calidad en los procesos de toma de decisión y las cortes peruanas deben seguir estas pautas, que se resumen en orden lógico, fortaleza argumentativa, claridad lingüística, entre otras.

4. Entrando en materia, cuando un lector se enfrenta a resoluciones judiciales y, en una primera lectura, no las entiende, puede pensar que el problema central consiste en que el emisor equivocó las palabras con las que intentó transmitir el mensaje y la decisión, esto es, tenderá a pensar que éste es un problema de redacción, de mal uso del lenguaje. Esto no es correcto. En la medida en que el lenguaje es conformativo del pensamiento, que nosotros no podemos razonar sin lenguaje, los problemas de comunicación y uso del lenguaje suponen, las más de las veces, problemas de razonamiento, falta de claridad en la identificación del problema a resolver y en las razones básicas para fundamentar la solución. Por ello vengo sosteniendo que si encuentro un problema de comunicación-redacción, generalmente me voy a encontrar que en el fondo tengo un problema de caso mal o insuficientemente razonado. El gran Aristóteles lo decía en términos inversos: la prueba de que uno ha entendido algo, está en su capacidad para explicarlo.

5. Esto me lleva a explicar brevemente cómo funciona un proceso comunicativo. Inspirado en Jakobson, puedo decir que tres son elementos básicos del proceso de comunicación: un emisor, un receptor y un mensaje. El mensaje tiene que estar codificado, la codificación debe estar en un lenguaje determinado y en un nivel de lenguaje determinado (las palabras en un idioma dado). Los lenguajes naturales son sumamente complejos, el castellano tiene 150,000 palabras aproximadamente (y cada 2 años la Real Academia de la Lengua incorpora más). Se estima que una persona culta, habrá leído durante su vida la mitad de esa cantidad de palabras.

6. Los comunicadores masivos saben que con pocas palabras, las de uso más común y frecuente, pueden comunicarse efectivamente con el gran público, esas pocas palabras son las que todos saben, no sólo el muy culto sino también el menos informado que integra la población en general. La primera clave para argumentar claramente es usar las palabras más estándar posibles. Si elevamos la selección del código lingüístico mediante el empleo de palabras técnicas o el uso de lengua extranjera, nos vamos a incomunicar. Si digo “pacta sunt servanda”, o “due process of law” muy pocos van a entenderme.

7. Cuando el mensaje está codificado, llega al receptor y él o ella hacen un proceso inverso, esto es, a las expresiones lingüísticas que capta (línea de expresión) les atribuye contenidos (línea de contenido). El receptor, contrariamente a lo que indica nuestra intuición, no recibe ambas líneas (expresión y contenido) sino sólo expresión. Si el receptor es competente lingüísticamente, podrá atribuir un contenido coincidente con el pensado por el emisor.

8. En los procesos complejos de codificación y decodificación se producen muchas diferencias entre el contenido pensado por el emisor y el interpretado o atribuido por el receptor. Esto explica que usualmente, varias veces al día, tengamos problemas de incomprensión como hablantes en todos los ámbitos de la vida. El comunicador efectivo debe asegurarse, para evitarlos, que su codificación (las palabras que emplea) sean decodificables por el receptor, lo que será posible si somos acertados al estimar el grado de competencia lingüística del receptor.

9. La comunicación efectiva es como un baile, no lo haremos bien si no compartimos con nuestra pareja movimientos sincrónicos, palabras conocidas por ambos.

10. Canal y contexto son dos elementos más del proceso de comunicación. El canal es lo que une física y psicológicamente al emisor y receptor. Por ejemplo, el cansancio es muy influyente, estudios en el sector industrial han demostrado que los trabajadores cometen muchos errores cuando están cansados, o entienden poco las indicaciones que se les brinda.

11. El contexto también es importante, en nuestro caso, el propio proceso sancionador o disciplinario es el contexto comunicativo en el que nos movemos. El contexto puede resolver problemas propios de la ambigüedad del lenguaje. Si en pleno trámite de un proceso veo la palabra “causa” a nadie se le ocurrirá preguntar si la causa es de pollo o de atún…
[2]

12. Aclarados los elementos básicos del proceso de comunicación vamos a resumir los pasos para una correcta argumentación jurídica
[3].Primero, Manuel Atienza plantea que identifiquemos el problema, lo que no es muy frecuente en las resoluciones de control. Si no se identifica el problema al principio de la resolución, entonces la resolución no se entiende. Primero, siempre, la identificación del problema.

13. Luego genere hipótesis de solución. Recorra todas las hipótesis posibles, incluso aquéllas que posteriormente descarte. Argumente cada una de ellas, incluso las que rechazará, y diga por qué razones su hipótesis es mejor que las otras.

14. Finalmente deduzca la decisión que sea coherente con las razones que fortalecen la hipótesis que mejor responde al problema planteado.

15. Muchos autores han criticado este paso, el de la lógica jurídica como deducción de una decisión a partir de premisas. Sin embargo, hoy queda claro entre los especialistas que una decisión judicial debe ser necesariamente lógica. Precisamente, debemos controlar que la parte resolutiva sea una deducción válida de la parte considerativa. He visto varias resoluciones de OCMA, donde justamente se deciden sanciones contra magistrados porque argumentaron originalmente sus casos jurisdiccionales en dirección de la decisión “a” y al final tomaron la decisión “no a”. OCMA ha entendido que al violarse la lógica del argumento, se ha violado la disciplina del Juez.

16. Los 6 criterios más fuertes, que he encontrado después de 10 años de estar involucrado con problemas de razonamiento jurídico, son los siguientes: orden, coherencia, claridad, diagramación, fortaleza y suficiencia argumentativas.

17. Orden lógico, en la resolución se anuncia el problema materia de pronunciamiento al principio, luego discurren los argumentos, y finalmente llega a una decisión consistente.

18. Coherencia lógica, mi decisión es coherente lógicamente en la parte considerativa y la parte resolutiva.

19. Claridad expositiva, usando castellano estándar, no empleando latín ni otras lenguas. ¿Esto implica que debemos renunciar a nuestra formación jurídica y al empleo de lenguaje técnico? Una cosa es usar dicho lenguaje de especialistas para comprender el problema y crear una solución legal, y otra cosa es la necesidad de comunicar efectivamente la decisión. En la etapa comunicativa el lenguaje técnico incomunica.

20. Diagramación amigable, evitemos el llamado estilo “sábana” en que en la resolución no se separan unos argumentos de otros mediante párrafos distintos. Una regla de oro para ganar claridad es; una idea por párrafo, un párrafo por idea. Si lo mezclan y lo juntan todo, la argumentación no se entiende. Por eso la diagramación debe ser suficientemente aireada (es más aireado un párrafo con 1,5 de espacio interlineal que uno con interlineado simple equivalente a 1). Es más aireado un texto que deja un espacio en blanco entre cada párrafo, que uno que no lo hace.

21. Fortaleza argumentativa, consiste en que la resolución contenga todas las razones pertinentes, tanto las que fundamentan la interpretación de la norma que gobierna el caso como las que sustentan la acreditación judicial del hecho que el calificado por la norma pertinente. No existe una extensión fija para una resolución bien argumentada, pueden ser 2 como 200 páginas, no depende del número de páginas sino de la complejidad del problema a ser resuelto. Mientras más puntos controvertidos o imputaciones contenga, mientras más sean los sujetos intervinientes, mientras más debatida sea la cuestión jurídica en análisis, se requerirá necesariamente mayor argumentación.

22. Suficiencia argumentativa, hay que evitar la redundancia de los argumentos. Tradicionalmente se redunda mucho en las resoluciones de control. Sucede porque mientras es más extensa la resolución el autor tiende a repetir más los argumentos, con cierto desorden. Para evitarlo, puede emplearse un sistema básico de cita intertextual, asignando un número a cada párrafo. Así podremos evitar la cita redundante refiriéndonos simplemente al número del párrafo que contiene el argumento.

23. ¿Qué hacer en una resolución en la que deben resolver imputaciones diversas contra varios magistrados? Deben definir un problema a la vez, cada imputación específica contra cada magistrado, luego analizar las hipótesis y los argumentos pertinentes a cada uno y terminar cada “capítulo” anunciando la decisión que tomarán al final. Para simplificar la lectura de una resolución que por compleja será necesariamente extensa, pueden emplear subtítulos que resuman cada imputación. Deben también emplearse números asignados a cada párrafo para tener un buen sistema de cita intertextual.

24. Finalmente, de los cientos de resoluciones de control que he tenido la oportunidad de leer, correspondientes al año 2006, puedo decir que en general aprecio una buena argumentación. Lo que podemos fortalecer son los otros criterios mencionados antes, de cara a satisfacer la demanda por una judicatura correcta o transparente.


[1] Véase www.leonpastor.com

[2] Sobre las técnicas de argumentación y redacción hay mucha bibliografía disponible. Recomiendo, por toda, el texto de Weston, Anthony (2005) Las Claves de la Argumentación, 10° ed. Barcelona, Ariel. Para practicar en la web y elevar el nivel de redacción puede consultar la página de la Universidad Pompeu Favra de Barcelona, www.mutis.upf.es

[3] En los últimos años se ha producido una gran cantidad de libros al respecto. Voy a referirme al texto de Atienza, Manuel (1991) Las Razones del Derecho, teorías de la argumentación jurídica, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales. Hay edición en Lima por Palestra en el año 2004. El último texto del mismo autor que aborda estas cuestiones es Atienza, Manuel (2006) El Derecho como Argumentación, Barcelona, Ariel.

Comentarios

Solitario de Sayan ha dicho que…
LOS TRES AÑOS DE APLICACIÓN DEL NUEVO CODIGO PROCESAL PENAL EN HUAURA
Lo que se pretende, es difundir la opinión crítica del Foro, de los que activa y consecuentemente trabajamos con los operadores e instituciones judiciales,para hacer realidad los postulados de verdad y justicia social al amparo de la ley, la razón y el derecho .Por tanto no es propósito de este resumen , acudir a letanías y alabanzas, que se publican a cuenta propia de los hacedores y culpables de la marcha de la justicia, en las provincias de Huaura, Barranca, Huaral, Oyon, Cajatambo, ubicados al extremo norte y nor - este del departamento de Lima , cuya ciudad capital es la del Perú .
OBSERVACIONES
Para sistematizar las opiniones encontradas, las ofrecemos desde la visión de las partes procesales, los justiciables e instituciones que comparten responsabilidades:
1.- DE LA POLICIA
- De Apoyo al Ministerio Publico, en la investigación del crimen, para lo cual le faltan recursos, equipamiento de laboratorios para los peritajes inmediatos, los que se viene postergando,
- De la falta de apoyo logístico, para perpetuar la escena del crimen, recolección de pruebas, del muestreo, de la cadena de custodia para objetos y medios de prueba.
-De la asimilación de profesionales en la estructura policial, capacitación en técnicas criminalísticas para la investigación, obtención de declaraciones..................


visita mi blog: http://solitariodesayan.blogspot.com/

Entradas populares de este blog

OCMA, defecto de motivación y disciplina judicial

En la investigación  239-2014 Del Santa , publicada en enero de 2016, OCMA ha pedido la destitución de juez Abel Ever Gutiérrez Aponte por inexistencia de motivación, motivación aparente e insuficiente en tres decisiones adoptadas en el marco de un proceso penal. En dicho proceso estuvo involucrado el señor César Álvarez, entre otros cómplices, ex presidente regional de Ancash, por un sonado caso de corrupción.

El ex presidente regional  se excluyó de dicho proceso penal al ganar una acción de habeas corpus. En las tres resoluciones que firmó el juez Gutierrez, él consideró que si el señor Álvarez, acusado como autor de los delitos investigados ya no estaba en el caso penal, no podría continuar el caso contra los acusados como cómplices. Este argumento, apreciado individualmente, no luce descabellado.

Pero la fiscalía promovió una apelación al discrepar de la motivación del juez Gutierrez, por lo que la Sala Penal decidió que había otros elementos en el marco de la investigación prel…

Justificación interna y externa de un buen argumento

Me han pedido a propósito de un taller de argumentación en OSIPTEL que proponga un esquema de argumentación que resuma las condiciones mínimas para predicar la fortaleza de una argumentación.

Para ello, tomo aquí la distinción estándar aceptada en las teoría de la argumentación, entre justificación interna y externa.

Una decisión es fuerte y consistente lógicamente cuando tiene justificación interna. Como puede verse en el silogismo del gráfico 1, si la premisa mayor que contiene la norma gobernante del caso es: "el que robe será penado" y la premisa menor que contiene el hecho del caso es: "Juan ha robado", entonces se sigue deductivamente como conclusión que "Juan será penado". No hay otra conclusión posible dadas aquellas dos premisas.

Pero esto no basta, pues aún no hemos demostrado la corrección material de cada una de las premisas, pues esto es propio de la justificación externa. Ahora vean el gráfico 2 seguidamente:


Como puede observarse, en la ju…

Clasificar casos fáciles, difíciles y trágicos, es una tarea judicial?

En junio de 2014 el Consejo Nacional de la Magistratura publicó el precedente 120-2014, con carácter vinculante, después de más de diez años de evaluación sobre los criterios que emplea para medir la calidad de las decisiones de juezas y jueces peruanos.

Tomando como referencia mas de 1,500 procesos de ratificación judicial, evaluación que el Consejo aplica cada siete años a los magistrados para confirmarles o no en sus cargos, el Consejo ha hecho una lista de los errores más frecuentes que suelen cometer, entre ellos destacan los siguientes:
Falta de ordenAusencia de claridadErrores sintácticos y ortográficosRedundanciaIncongruenciaInsuficiencia argumentativaCitas impertinentes de jurisprudencia y doctrinaTranscriben normas sin interpretarlasTranscriben medios probatorios sin valorarlos

Estamos de acuerdo con estos señalamientos. Hace mucho venimos insistiendo en que la calidad de decisiones judiciales debe medirse conforme con los criterios aportados por la teorías de la argumentación …