Ir al contenido principal

Entradas

¿La “mala motivación” te lleva a la anulación del laudo? Depende…

Entradas recientes

Congreso peruano de Jueces y Árbitros

Los jueces suelen hablar, entre sí, del trabajo de los árbitros, y los árbitros hablan del trabajo de los jueces, como un secreto a voces. Son pocos los reconocimientos y muchas las quejas, pero lo que no solemos hacer es decirnos las cosas en la cara.

Este miércoles 7 de junio de 2017, en el congreso organizado por el Instituto Peruano de Arbitraje, en Lima, nos daremos la oportunidad para hacerlo... ¡Esto va a estar bueno!

Ley de contratación estatal y anulación de laudo: ¿propósito o despropósito?

Contexto
Las recientes modificaciones de la nueva Ley de Contrataciones del Estado vigente desde inicios de 2016 (Ley Nº 30225) efectuadas mediante el Decreto Legislativo Nº 1341 (publicado en enero de 2017), han cambiado varios aspectos legislativos de este sub sistema normativo. El legislador peruano lo hace en circunstancias de agitación política y creciente desconfianza respecto a la integridad con la que actúan funcionarios públicos compradores y contratistas vendedores de bienes, servicios y contratos de construcción de obras.
Es sintomático que, en menos de 12 meses, la “nueva ley” haya sido modificada. Esto expresa, al menos, desorden legislativo y un activismo que lo único que hace es desestabilizar la contratación pública y a sus actores. Introduce problemas de aplicación de la ley en el tiempo que resolveremos en arbitrajes y confunde a todos los involucrados.
Una de las modificaciones es la relativa a los requisitos para plantear un recurso de anulación de laudo. Como es sabi…

Anulación de laudo por defecto de motivación, marco teórico

1. El modelo ideal de motivación jurídica La exigencia de motivación jurídica en el Perú ha venido creciendo como un modelo de fundamentación ideal, esto es, como un deber que exige ser cumplido con excelencia sobrehumana. En ese modelo, un juez cuenta con todo el conocimiento erudito, la perspicacia, la paciencia y el tiempo para dedicarse a pensar, escribir y corregir sus opiniones sobre la justicia del caso concreto. Un juez habitante del Olimpo griego, un juez Hércules, soñado por DWORKIN ([1]). Pero sabemos que esos jueces no existen, no son humanos. Los seres humanos tenemos conocimiento limitado, no completamente erudito, pueden ser algunos más perspicaces que otros, pero no contamos ni con la paciencia ni con el tiempo para hacer enjundiosas disquisiciones argumentativas sobre lo justo en cada caso. Contamos con tiempo muy limitado, y los jueces con más limitaciones aún por la sobrecarga de trabajo que tienen en la mayoría de países del mundo. Sin embargo, las herramientas de la …